¿Tienes un smartphone?

¿Quién podría concebir el mundo de los negocios actual sin los smartphones? Muy poca gente hoy en día se aventura a trabajar en la mayoría de los sectores sin la ayuda de un teléfono inteligente. Es más, la mayoría de esas personas se apoyan -además de en sistemas informáticos convencionales- en equipos cada vez más especializados, avanzados y con una gran capacidad de satisfacer sus necesidades tanto para el trabajo como para su ocio habitual.

No es necesario remitirse únicamente a Apple -me refiero a iPhone e iPad- para encontrar sistemas móviles, smartphones, competitivos. Estamos hablando de teléfonos móviles equipados con Android, Windows Phone 7, Symbian o los omnipresentes terminales de RIM, las Blackberry’s. Con cada terminal de este tipo no sólo podemos recibir correo electrónico, sino que al mismo tiempo podemos estar conectados a nuestras redes sociales, nuestras aplicaciones de mensajería instantánea, disfrutar de una buena lectura o de cualquier tipo de contenido multimedia… Cuando hablamos de smartphones hablamos de tecnología móvil que es capaz de integrar nuestra oficina en la palma de la mano. Ahora, y gracias a las facilidades que nos ofrecen los operadores de telecomunicaciones mayoritarios, podemos llevar nuestro número fijo en el móvil -incluso con capacidades de la centralita más avanzada y/ó red inteligente- y recibir faxes en él.

El mundo de los negocios ha cambiado. Si cambió con la telefonía celular, resultó que ya lo había hecho mucho antes con la telefonía fija convencional. Si lo hizo con Internet, desde hace unos años ya lo hace teniendo la facilidad  de conectarnos a Internet y a todas sus posibilidades desde el móvil y/ó con el móvil. Porque, aunque parece una redundancia, no es lo mismo utilizar el terminal móvil para conectarse a Internet -como módem o mediante tetheringque conectarse desde el mismo móvil a lo que necesito cuando lo necesito de un modo sencillo y eficaz.

Desde luego, ahora los negocios se hacen inmediatamente. La misma inmediatez es la culpable directa de la globalización de los mismos negocios, es impulsora de sinergias que potencian la capacidad operacional de un individuo o de un grupo, es el gran motor de las relaciones en la actualidad. Sin la inmediatez no se concibe el modo de vida actual del primer mundo. Sin la inmediatez y sin la gran cantidad de canales de comunicación bidireccionales -incluso omnidireccionales- con los que contamos cada día para llevar a cabo nuestras actividades.

¿Tienes un smartphone? Atento, esto sólo es el principio.

Publicado por

Agustín Gómez

Agustín Gómez, creativo, emprendedor, apasionado y con una gran dosis de idealismo y abstracción en todo lo que hace. Siempre buscando proyectos interesantes en los que participar, gente proactiva con la que contactar, momentos inolvidables que guardar. ¿Te apuntas?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s