Tengo que pagar antes de poder evaluar

Hace un momento estaba comentando en Facebook con mi hermano y un buen amigo sobre la Ley Sinde y un símil muy gráfico. El símil en cuestión nos habla de que ocurriría si Javier Bardem (el actor otrora antisistema y contrario al cine comercial reconvertido en estrella latina hollywoodiense) fuera a la copra de tomates en un escenario en el que una organización al más puro estilo de la SGAE controlara la venta y los usos de la mercancia hortofrutícula.

Comentar sobre el tema me ha hecho rememorar fechas recientes en las que todos nos movilizamos en Twitter y Facebook contra la aprobación de la devastadora Ley Sinde. Obviamente, movilización que dió sus frutos y que obligo a todos los partidos en la oposición a no apoyar la aprobación de dicha ley sabedores de los votos que perderían.

Símiles con moraleja y movilizaciones a parte, creo que el problema es mucho más gordo de lo que puede parecer en un inicio.

Hace no muchos días conversaba en el chat de Facebook con un viejo amigo. Una persona ha cursado formación para el día de mañana ser un guionista o escritor que pueda ganarse la vida con su creatividad, con su arte. Y ya sólo con estas palabras observamos el primer error de base: ganarse la vida.

Existen dos tipos de personas en este tipo de ámbitos: los que crean por placer y os que crean por profesión y/u oficio. Parece obvio, pero es así. Ambos conceptos pueden ir de unidos, pero no necesariamente. Hay quién puede crear por el mero placer de hacerlo, de comunicar algo, de querer demostrar (así mismo o los demás) que puede hacerlo. Pero también nos encontramos a quién dispone de una sola motivación, a pesar de poseer los medios, talento o facilidad (¿?) con la que cuenta, para decidirse a crear: ganarse la vida.

Creo que después de toda la información sobre artistas que no lo fueron tanto por sus éxitos en vida como tras su muerte, de pintores que murieron en la ruina, o interpretes que vivieron declives mortales debemos darnos cuenta que el éxito en las artes es meramente coyuntural. No és uno individualmente el que puede triunfar, es la industria de turno la que te encumbra y luego te pisotea a placer.

A la pregunta de mi amigo de cómo podía comenzar a abrirse camino dentro del mundo literario yo le respondí ofreciéndole opciones para que auto-publicara sus creaciones, para que ganara visibilidad. Le hablé de las posibilidades que ofrecía la red (blog, Twitter, facebook…), que podía vender su libro en formato eBook y que existían plataformas que ofrecían la posibilidad al ciente final de obtener la obra en formato físico (como Bubok). Su respuesta fue la que se espera de una persona que quiere ganarse la vida con esto y no sólo le interesa crear, y se la quiera ganar a partir de ya: ¿y si me copian?

Le hice entender que un artista de verdad no tiene que preocuparse por la copia, la copia alaga, la copia promociona. Le dije que las personas que valoren su trabajo lo adquirirán. Le hablé de gente como yo, gente que descarga música y que cuando encuentra algo que le gusta no tiene reparos en comprarlo en iTunes, o el Fnac… Que ese tipo de opciones son las que hacen que quieras escuchar un concierto en directo o ir a disfrutar de una película en 3D en una sala de cine. Que hay que dar algo más y ofrecer productos de calidad. Pero no le convencí. La prioridad de este tipo de creadores no es que se valore lo que hacen, por encima de ese aspecto en su jerarquía de preferencias está el vender un producto aunque no le guste al cliente. Ese tipo de cosas son las que hacen que te sientas estafado cuando compras un CD de un grupo y sólo valen la pena un par de canciones, que compres un libro y que te des cuenta que más que una novela de ciencia ficción es una obra de iniciación a la lectura. Tengo que pagar antes de poder evaluar el género, ¡es el mundo al revés!

Este es un mensaje a la SGAE. No pueden basar los derechos de autor en las ventas de un albúm, porque que se venda no significa que se reproduzca públicamente. Lo que están haciendo es que personajes de la calaña de Alejandro Sanz (que paga sus impuestos fuera de España, vaya geta), Miguel Bosé (sacando discos de estudio que si se parecen a la interpretación en directo de las mismas canciones es mera coincidencia) o Ramoncín (este no hace nada) vivan a la sopa boba cobrando derechos por el mero hecho de haber vendido discos, aunque no sean los más reproducidos. Este es un sistema asimétrico y medieval que hace cada vez más ricos a los que ya lo son. Vamos, algo parecido a lo que hacen los controladores aéreos, otro gremio-lobby con poder.

A mi, sinceramente, no me merece la más mínima credibilidad lo que puede decir ninguno de estos subalternos, ricos, de la industria discográfica. Y mucho menos cuando vienen de personas que, ahora soy comunista del puño en alto, ahora soy socialista de la ceja, vamos: anabelenes, victormanueles, franpereas o miguelboses varios. Ya sabemos como va el chaqueterismo-cambiocamiserismo en este país. Imagino que el hecho que la ministra Sinde provenga del gremio nacional del cine subvencionado no tendrá nada que ver en todo este berengenal, y ya no digamos si hacemos caso a WikiLeaks.

Compañeros, hay que seguir presionando por lo que os justo por encima de los intereses políticos o internacionales. Hay que luchar por la neutralidad de la red y por la libertad de expresión y, por supuesto, que no le pongan puertas al campo. Si quieren crear que creen (como, por otra parte, todos hacemos), pero que acaben con este intervencionismo, protecciones y discriminación positiva hacia colectivos enriquecidos. La cultura debe fluir, no es propiedad privada de nadie.

Bibliografía:

Menéame – Javier Bardem: Dejémonos de estupideces, ¡es robar!

Red Sin Censura – Querido Alejandro Sanz – En Internet no existen dictaduras

Publicado por

Agustín Gómez

Agustín Gómez, creativo, emprendedor, apasionado y con una gran dosis de idealismo y abstracción en todo lo que hace. Siempre buscando proyectos interesantes en los que participar, gente proactiva con la que contactar, momentos inolvidables que guardar. ¿Te apuntas?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s