La dación en pago

Llevo mucho tiempo escuchando hablar sobre la dación en pago. Mi opinión: personalmente no lo veo justo. Pero ojo, ahora mismo lo veo necesario. Me explico.

No me parece justo que un asunto tan importante trate de imponerse con carácter retroactivo porque ha habido personas que no han sido capaces de asumir sus deudas. No me gusta pensar que cada vez que algo no nos sale bien esté detrás el papá Estado, tutelando, para enmendar nuestros errores. Señores, el Estado somos todos, y los errores de unos tienen que salir del bolsillo de otros. Cuando una persona firma una hipoteca o un aval para una hipoteca debe saber a qué se está comprometiendo y saberse capaz de afrontar los pagos en las condiciones establecidas. Serán muchas las voces que ahora digan que muchas de esas personas se han quedado sin trabajo, que antes eran capaces de afrontar los pagos y ahora no… Es muy sencillo, esas personas no fueron capaces de calibrar el riesgo de una operación financiera como los que conlleva una hipoteca. Firmaron hipotecas para comprar viviendas por encima de sus posibilidades, con mensualidades que superaban incluso uno de los sueldos que entraban en casa, para comprar de paso algún modelo de coche premium e incluso para irse de vacaciones. Por supuesto que no son todos los casos, y por supuesto que subyace un sistema financiero en el que sólo prima el negocio, ¿pero que queremos? ¡son empresas!

muchas voces creen que la dación en pago es la solución a sus problemas.
muchas voces creen que la dación en pago es la solución a sus problemas.

Por otra parte, considero que ninguna hipoteca puede valer más que la vida de una sola persona, ni todas las hipotecas del mundo, por lo que considero necesario en este momento que la ley sea modificada y, obviamente, se aplique con carácter retroactivo. Sobre todo porque, como explicaré después, los precios de las viviendas se sobre tasaron para poder satisfacer la demanda de este tipo de producto financiero y ahora, cuando una entidad embarga una vivienda no recupera el total de lo que permanence adeudado por el cliente porque esa propiedad no valía esa cantidad en realidad.

Un tema a parte es el comportamiento de la banca en este asunto. No ha sido ni mucho menos ilegal, pero si ha sido exageradamente poco ético. Y es ahí donde los organismos reguladores tenían que haber trabajado para limitar los movimientos del sector financiero, especialmente de las extintas cajas de ahorros, en el territorio nacional. Personalmente creo que el Banco de España y la CNMV (Comisión Nacional del Mercado de Valores) no han estado a la altura regulando en función de la circunstancias.

El primero, por ser el máximo responsable de las cuentas de las entidades financieras del país, entidades que han utilizado prácticas fraudulentas para poder vender el mayor número de hipotecas posibles. Para muestra un botón. Las entidades bancarias, especialmente las cajas de ahorros, manipulaban con el beneplácito de las entidades tasadoras las propias tasaciones para poder reflejar que el capital solicitado por el cliente era sólo del porcentaje estipulado como máximo a hipotecar. Y esto lo realizaban de un modo completamente consciente. Y esta fue la base del negocio inmobiliario durante mucho tiempo. Frente a este tipo de políticas de empresa de las entidades financieras el Banco de España miró hacia otra parte.

En el caso de la CNMV pasó algo parecido cuando ni si quiera se informó de donde invertían las entidades nacionales el dinero de sus depósitos, si iban destinados a activos tóxicos, a paquetes de hipotecas subprime… Tampoco fue capaz de vigilar Afinsa, Forum, Nueva Rumasa, participaciones preferentes varias… Estos últimos casos que tendrá que pagar el contribuyente de su bolsillo, así como las nacionalizaciones de entidades bancarias, equipos de fútbol, etc.

Para finalizar. Es importante realizar una profunda reforma de la ley hipotecaria, con la dación en pago como principal motivo, y hay que auditar permanentemente a las entidades financieras para evitar problemas como los acaecidos en un futuro. Pero no ovidemos que el principal problema es que la gente firma sin leer, que en este país no existe una cultura de economía familiar y que no fuimos ricos, fuimos pobres on dinero. Es nuestra obligación saber que es lo que firmamos y, si no lo vemos claro, no firmar.

Publicado por

Agustín Gómez

Agustín Gómez, creativo, emprendedor, apasionado y con una gran dosis de idealismo y abstracción en todo lo que hace. Siempre buscando proyectos interesantes en los que participar, gente proactiva con la que contactar, momentos inolvidables que guardar. ¿Te apuntas?

One thought on “La dación en pago”

  1. He leído tus artículos dos veces queriendo hallar algo diferente
    y la realidad es que de esta manera pasa. Cada
    que leo tus artículos encuentro algo nuevo. Te juro que llevo no menos de tres horas leyendo cada una de
    las cosas que has escrito y me parecen geniales.
    Espero que no creas que intento acosarte jeje. Ya en serio, deseo decirte que es una grata
    experiencia poder encontrarme con gente que posee
    grandes habilidades con las letras. Espero que prosigas de esta forma
    y que si se da el momento, podamos conocernos.

    Saludos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s