Yihadismo, la amenaza del islamismo radical

Llevo mucho tiempo queriendo escribir sobre este asunto. Europa está haciendo oídos sordos a la amenaza de guerra y sometimiento más grande que hemos vivido desde el nazismo o el afán expansionista del Imperio Otomano. Sé que muchos esbozarán una sonrisa en el momento en que lean estas palabras, pero es cierto. Creerme.

No hace mucho comentaba este asunto con unos amigos. Les comentaba lo que el imán de una de las mezquitas más importantes de París aseguraba no hace demasiados días a propósito de esta especie de guerra santa. En Europa hace mucho tiempo que tenemos una tasa de natalidad de entre uno y dos niños por pareja, lo que hace que nuestro crecimiento vegetativo, el de los nacionales de cada estado europeo, sea negativo. Sin embargo, los emigrantes procedentes del magreb y diferentes estados islámicos, así cómo los nacidos de primera generación de la misma procedencia, multiplican varias veces nuestra tasa de natalidad. Como decía el imán, es muy probable que esta gente llegue un día que comience a vertebrar formaciones políticas y ellos mimos las voten. Cuando llegue ese momento el islamismo más radical buscará democráticamente, como en tantos otros sitios ya lo ha logrado, abrirse paso. En ese momento europa ya no será de los europeos, y ese momento está llegando.

Putin, el ruso, ya se dió cuenta hace mucho tiempo de esto. De hecho, ya se percató de que el juego al que suele jugar Estados Unidos, iba a traer consecuencias desastrosas para la estabilidad en el próximo y medio oriente. En este juego de tronos, tanto Rusia – desde los tiempos de la menos de lo que parece extinta URSS – como los salvadores del mundo americanos han jugado a repartirse geoestratégicamente los apoyos y odios internacionales a partes iguales. Quizá, como Rusia ya se las tuvo que ver en el campo de batalla con los otomanos, ha sido mucho más prudente en este asunto y no ha querido colaborar en los derrocamientos de los antaño jefes de estado democráticos y ahora demonizados dictadores, viendo que se hallaban demasiado cerca de nosotros. La Unión Europea no es consciente que, por poner un ejemplo, Túnez está más cerca de nosotros de lo que lo están las Islas Canarias.

Rusia, con la reunificación de Crimea – que siempre fue rusa – dió un golpe sobre la mesa y dió a entender que no va a ceder ni un milímetro. No va a jugar más a un juego de unos que pretendían plantarse en su patio trasero para desastabilizar su estado a las primeras de cambio. Que nadie pierda de vista algunas cosas, entre ellas la perspectiva, que lo de Ucrania fue un golpe de estado en toda regla aunque. A los europeístas, los “buenos”, no nos guest verlo así. La excusa de faltar a una promesa electoral abrió la veda para que mercenarios de Black Water entre otros, camparan a sus anchas perpetrando una cacería humana en nombre de la libertad de hacerse europeos. ¿De verdad alguién pensaba que Rusia iba a permitir que el mapa geoestratégico nuclear cambiara con tanta facilidad en su contra? Yo tampoco lo hubiera permitido. Otros, del otro lado del Atlántico, vieron sin embargo la oportunidad de quemar unos cuantos cartuchos y revitalizar la maquinaria comercial de la guerra, su principal modo de vida y actividad económica.

Ahora la amenaza es el Estado Islámico de Irak y Levante, ISIS, ISIL, EI o como demonios lo quiera llamar. Un ejército en toda regla – llevan uniformes, divisas, armamento militar y están jerarquizados – guerrea a las puertas de Europa con un armamento que en su mayoría ha conseguido a través de la frontera de Siria con Turquía, armamento que originariamente se había vendido a los pro-maidan ucranianos por parte, entre otros, de los Estados Unidos y Europa. Otra jugada como la de armar a yihadistas talibanes en Afganistán contra los soviéticos, o la de armar a los rebeldes sirios… Tácticas que han demostrado su efectividad

Cuando nos compadecimos de los chechenos en su cruzada independentista contra los rusos nunca pensamos que estos mismos chechenos, de religión musulmada, muyahidines decapitadores de soldados rusos – si, como los talibanes de Afganistán -, serían los que instruirían en el arte de decapitar a los litúrgicos y marciales chicos ricos orientales o occidentales que, iPhone o GoPro en mano, decapitan a cualquiera que no sea sunita radical como ellos creen serlo, ya sean musulmanes chiítas, cristianos… Aunque judíos creo que no han decapitado… ¿Por qué será? Ahí lo dejo.

Winston Churchill dijo, hay una paz que sólo está al otro lado de guerra. Y también recuerdo si vis pacem, para bellum, (Vegecio 390 d.C.). 

P.D.: Recién llegados a nuestro cuartel de destino un sargento, durante una clase teórica nos preguntó si sabíamos que se esperaba de nosotros en caso de encontrarnos en combate. Alguién dijo lo que todos pensábamos, que diéramos nuestra vida por nuestra patria. El sargento contestó: vosotros no estáis aquí para morir por vuestra patria sino para que el enemigo muera por la suya. ¿Está la Unión Euopea dispuesta ha hacer que sus enemigos mueran por lo que creen que son sus patrias?

Publicado por

Agustín Gómez

Agustín Gómez, creativo, emprendedor, apasionado y con una gran dosis de idealismo y abstracción en todo lo que hace. Siempre buscando proyectos interesantes en los que participar, gente proactiva con la que contactar, momentos inolvidables que guardar. ¿Te apuntas?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s