No a la guerra

Hoy venía en coche hacia el trabajo y me he desayunado con unos comentarios de Carlos Alsina y Juan Ramón Lucas acerca del nuevo manifiesto de los alcaldes podemitas de algunas de las ciudades más importantes del territoria nacional. Otra vez con el mantra del no a la guerra. Cada vez que me encuentro con este tipo de manifiestos me doy cuenta de que no somos conscientes del lugar que ocupamos en el mundo y de los compromisos que hemos ido adquiriendo en pro de nuestra seguridad y, por tanto, de la seguridad de la ciudadanía.

Hace escasos días Manuel Carmena fue víctima de su auto ridiculización. No se le ocurrió otra cosa que decir que con el DAESH había que hablar. ¡Menuda perlita! A lo mejor no se ha planteado con son extremistas religiosos -no me importa tanto de que religión- y que lo que más desean es asesinar haciendo honor a su Fé y al dogma que ellos estiman correcto. De hecho, en estos días en que tanta polémica se ha levantado por el tema de las banderas en las fotos de perfil en las redes sociales, se obviaba que las vícitmas occidentales de estos salvajes sólo suponen un 10% del total. Sobre todo exterminan musulmanes que no siguen los dogmas de su Fé según la libre interpretación belicista y ruptural que el Daesh le otorga al Corán.

No hay que ovidarse que el Daesh no es un estado soberano, ni un pueblo opromido, ni una minoría perseguida. Por lo tanto, no se trata de un candidato a tener condescencia con él después de las acciones armadas que esta perpetrando. Está claro que a nadie en su sano juicio le gusta utilizar la fuerza y la violencia contra otros seres humanos, más aún cuando sabes que perecerá gente inocente en el conflicto. La guerra no es más que la manifestación de un fracaso. Pero en este momento es exactamente eso, un fracaso, no hay vuelta atrás.

Occidente no puede estar permanentemente anclado en el sentimiento de culpabilidad frente a este tipo de naciones. Occidente no ha oprimido a los países musulmanes. Son las dinastías árebes, musulmanas, árabes, las que mercadean con la vida de las personas. No mezclemos churras con merinas y confundamos lo que las potencias imperialistas y/o colonialistas hicieron en el pasado. Eso forma parte de la historia y nos ha llevado hasta este punto. Mejor o poer, más que les pese a lo buenistas neo izquierdistas de iPhone, iPad, Mac y GoPro, es el mejor momento que ha vivido la humanidad. En los últimos 20 años se ha reducido un 50% la pobreza extrema en el planeta. No lo estaremos haciendo tan mal. No demos respiro a asesinos profesionales disfrazados de beatos con nuestras autocríticas trasnochadas. ¿Hasta donde debemos retrotraer nuestra autocrítica? ¿Hasta el Imperio Romano? ¿Hasta el Neolítico? Por favor…

Hay quién todavía no se ha dado cuenta de que lo que este tipo de personas que forman el Daesh buscan es imponer lo que creen a sangre y fuego. Quieren acabar con lo que somos, en lo que creemos, con la libertad y el pensamiento crítico. Quieren que nos gobierne el texto de un libro que un iluminado belicista y megalómano escribió durante su periplo trufado de conflictos por lo que hoy conocemos como mundo musulmán. Es la Yihad. Están fuera de control

 

Publicado por

Agustín Gómez

Agustín Gómez, creativo, emprendedor, apasionado y con una gran dosis de idealismo y abstracción en todo lo que hace. Siempre buscando proyectos interesantes en los que participar, gente proactiva con la que contactar, momentos inolvidables que guardar. ¿Te apuntas?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s