Gobierno pandémico

No quería hablar del Gobierno, pero es que esto ya se está yendo de madre. Cuando hay personas sin formación y sin intención al mando de un país como España lo único que puedes sentir es esa amarga sensación de que no hay nadie al volante.

Es triste, no lo voy a negar. Y la solución sólo es una, desalojar por las buenas, mediante nuestro voto, a un gobierno incapaz e incopetente en cada una de las materias que toca. Un ente que está capitaneado por alguien que miente más que habla, que amordaza a profesionales con décadas de experiencia en gestión de emergencias sanitarias — gracias doctor Simón, a pesar del Gobierno — y que juega con los números de fallecidos reales por COVID-19 por no perder votos.

Han dejado meridianamente claro que no saben gestionar una catástrofe de esta magnitud. Entiendo que es un asituación fuera de lo normal. Entra dentro de lo escasamente previsible, pero eso no quita para que cuando se presenta una amenaza sea comunique de un modo realista y en el momento en que se produce, buscando empatía y cercanía con el ciudadano. Pero no, ha sido preferible a juicio del poder Ejectivo de este nustro país ocultar durante casi tres meses las advertencias que mandaba la OMS, así como los casos de COVID-19 que se iban produciendo. Al equivocar el modelo epidemiológico — sólo íbamos a tener unos pocos casos diagnosticados — los protocolos sanitarios no estaban ajustados a realidad. Gente con claros síntomas de la enfermedad fueron tratados como si de una gripe fuerte se tratara, y comenzó a morir gente. Y medios de comunicación vetados por un lado y mas de 15 millones para otros, estómagos agradecidos de quien sabe que la información, como la desinformación, es poder.

Pero es mas fácil que un señor vice presidente del Gobierno de España eche la culpa a todos menos a su gestión al frente de las residencias de ancianos, sobre todo en la Comunidad de Madrid. Esta gente siempre echa la culpa a esos recortes que habitan permanentemente su mente y su verbo, aún cuando se conprometió, personalmente, a gestionar la crisis de las residencias de la tercera edad. A ver si vamos a empezar a pensar que se refería a esto, a dejarlos morir, cuando se comprometió porque esta gente es la que vota a la derecha y no está dispuesto a consentirlo. No, no sería capaz.

Todos sabemos que las cifras no son realistas, gobiernos europeos así lo han atestiguado. Sólo contabilizan muertos por COVID-19 aquellos que han sido diagnosticados mediante las test homologados y han muerto en un centro hospitalario o en una residencia de ancianos. Eso implica que, dados los datos de los registros civiles y los datos de mortandad esperada, las muertes por el virus son exageradamente superiores. Y no menos preocupante serán las cifras de contagiados. Ese es el motivo de la esasez de test, que no quieren hacerlos porque de llevarlos acabo de manera masiva la población entraría en pánico y su intención de voto se desplomaría.

Es triste, pero a este Ejecutivo le ha tocado vivir una catástrofe para la que no estaba preparado. Tanto hablar de 11M, tanto hablar del Yak-42, tanto sacar la muerte de un perro en plena crisis del ébola para acabar siendo los más ineptos a pesar de los expertos ministeriales como el doctor Simón, al que le ha tocado sacar cara por todos ellos. Si este hombre hablara… Han obrado mal, ha habido mala fe — 8M — y encima nos quieren hacer culpables a todos los demás. Y todo sea de paso, han utilizado este período de semi parálisis parlamentaria para hacer de su capa un sayo y actuar con premeditación y alevosía. Han pasado la gestión de las pensiones de más 900.000 funcionarios al INSS sin ningún tipo de negociación sindical de por medio, por decreto. Han blindado al señor vice presidente del Gobierno Pablo Iglesias dentro del CNI por Decreto Ley, también. Para eso si que han tenido tiempo.

Lo triste de todo esto es que lo vamos a pagar los españoles con nuestro dinero, con nuestro esfuerzo y con nuestra pérdida de poder adquisitivo. Votar a gentes que se mueven por odio, sea cual fuere este, siempre es mal consejo. Votar a gentes que purgan sus partidos nunca es buena idea. Pero la democracia, el menos malo de los sistemas políticos hablo porque desgraciadamente las personas fichan, no votan.